Carsharing: una manera de moverse adaptada a las necesidades reales de cada persona

2 03 2010

El carsharing es un nuevo concepto moderno de movilidad que promueve la utilización racional de los medios de transporte y permite que las personas con carné de conducir puedan utilizar un vehículo sin ser su propietario ni soportar todas las cargas económicas que esto representa (compra, mantenimiento, seguro, impuestos, aparcamiento, etc.), pagando sólo por los kilómetros que recorre y por las horas que lo usa.

Cuatro conceptos muy sencillos definen este servicio y muestran sus elementos principales:

  • Ahorro en movilidad: El carsharing permite cubrir la necesidad de desplazarse en coche, poniendo a disposición del usuario un vehículo cuando le haga falta, sin necesidad de ser el propietario ni hacerse cargo de los costes de su compra, reparaciones, seguro, impuestos, plaza de aparcamiento, etc. Una empresa gestiona el parque de vehículos, que los asigna según la demanda, los mantiene en perfecto estado y factura a final de mes a cada usuario los servicios utilizados. Así, el usuario sólo paga por los kilómetros recorridos y el tiempo de utilización.
  • Servicio ágil y flexible: “llamar y conducir”.  El usuario puede disponer de un vehículo cuando quiera y durante el tiempo que quiera: simplemente con una reserva previa por teléfono o internet puede pasar a recoger un coche al aparcamiento que elija.
  • Movilidad inteligente: El carsharing se basa en el principio que para cada tipo de desplazamiento hace falta utilizar el sistema de transporte más conveniente. Así, en combinación con el transporte público, este sistema es la alternativa de transporte adecuada cuando la frecuencia en el uso del vehículo no justifica ni la compra ni el mantenimiento de uno propio.
  • Promoción del Transporte Público: El carsharing no es un servicio de alquiler de automóviles, sino una empresa proveedora de servicios de movilidad que interactúa con la oferta existente en el territorio: para sus socios y beneficiarios suele ofrecer descuentos en los abonos del transporte público, así como acuerdos con los servicios de taxis y las empresas de alquiler de bicicletas.

Este servicio ya es conocido en más de 600 ciudades de 18 países, y es una opción de movilidad que está creando adeptos en todo el mundo. En Europa hay más de 40 operadores de coche multiusuario distribuidos en 250 ciudades, pero el caso más paradigmático es el de Suiza, país dónde surgió esta iniciativa en 1987 y donde hay cerca de 70.000 personas que apuestan por una modalidad que ya dispone de un parque propio de 1.800 vehículos. Europa es, por el momento, el continente donde el carsharing ha funcionado mejor, puesto que el servicio tiene más de 200.000 usuarios y cerca de 5.000 coches. Por su parte, en Estados Unidos existen 117.000 clientes y unos 3.300 coches. Este servicio también está presente en Australia, Japón, Singapur y Chile.

En España sólo funciona en Cataluña: se implantó en el año 2004 gracias sobre todo al gran esfuerzo de la PTP (que me ha facilitado la mayoría de la información para este artículo) junto con la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona, y ha experimentado un crecimiento fulgurante durante los últimos 6 años. Actualmente este servicio lo ofrece la empresa Avancar, pero por ahora sólo está disponible en Barcelona, Sabadell, Granollers y Sant Cugat del Vallès, aunque sus responsables están estudiando su expansión a otras poblaciones.

Ver vídeo aquí

En los últimos dos años, en plena crisis económica, este servicio ha crecido un 326% en Cataluña y ha pasado de tener 827 clientes a los 2.692 a finales del año 2009. Según los responsables de la empresa, «en momentos de crisis la reflexión sobre lo que vale tener coche hace que la gente evalúe otras alternativas, y aquí el carsharing puede ser una solución». Y es que el uso de un vehículo de carsharing sólo tiene ventajas:

  • Supone un ahorro anual de 2.500 €/año por término medio por unidad familiar con relación a un vehículo de propiedad.
  • Dispone de una amplia gama de vehículos que se pueden retirar durante las 24 horas del día en una amplia red de aparcamientos.
  • Factura por hora de utilización y kilómetro realizado, incluyendo en el precio el coste del combustible, de forma que el usuario conoce con todo detalle el coste exacto del uso del vehículo.
  • El usuario no debe preocuparse del mantenimiento del vehículo, ni del seguro, ni de los impuestos, ni de la ITV, ni del combustible, ni de la plaza de aparcamiento.
  • Promueve la movilidad inteligente, es decir, la utilización del sistema de transporte más conveniente en cada caso, desde un punto de vista ambiental y económico.
  • En muchos lugares en los que está implantado es un proyecto social, donde el usuario puede ser accionista de la empresa.

Viendo la magnífica evolución que este servicio está teniendo en todas las ciudades en las que se implanta, esperemos que su adopción en Galicia pueda ser una realidad en los próximos años (aunque para ello necesite un impulso decidido por parte de las administraciones públicas, como en el caso de Cataluña), y que esta iniciativa pueda ayudar a descongestionar el tráfico de nuestras ciudades y a educar a los gallegos y gallegas en el uso racional del vehículo privado, haciéndonos abandonar poco a poco el modelo de “cochecentrismo” que actualmente nos mueve.

Anuncios